El rig de minado se denomina al acto de verificar transacciones de criptomonedas dentro de una blockchain. Para conseguirlo, se requiere el uso de potentes equipos informáticos. Pero, ¿qué ventajas y desventajas tiene? En el siguiente post nos gustaría explicarte de manera detallada todos los pros y contras del rig de minado.

Conocer los puntos fuertes y débiles de esta actividad nos permitirá tomar decisiones mucho más razonadas, sin sorpresas y sabiendo en todo momento qué podemos esperar. ¿Preparados? ¡Comenzamos!

Las impresionantes ventajas del rig de minado

Cuando conozcamos todos los pros y contras del rig de minado, seguramente nos demos cuenta de que se trata de algo realmente interesante y del que se pueden sacar muchos beneficios. Algunos de los principales son los siguientes:

  • Permite una mayor descentralización de la red. De esta manera, nos alejaremos del método habitual que siguen los bancos tradicionales a la hora de realizar un registro de transacciones y que se basa en un sistema totalmente centralizado.
  • Además, el rig de minado consigue que la red se convierta en un sistema mucho más seguro y robusto.
  • Previene el doble gasto.
  • ¿Sabías que entre las ventajas del rig de minado se encuentra que esta actividad consigue que sea mucho más complicado que el sistema reciba ataques de spam o también de denegación de servicio (DoS)?
  • No podíamos olvidar tampoco la parte económica. En este sentido, el valor de las recompensas obtenidas gracias a la minería, se revalorizará con el paso del tiempo, obteniendo un importante beneficio.

Ventajas del rig de minado

Los contras del rig de minado

Más que desventajas, en este apartado tendríamos que hablar de consideraciones a tener en cuenta. De esta manera, evitaremos confusiones o falsas expectativas que pudieran desilusionarnos en el futuro.

  • La inversión inicial puede ser importante, sobre todo si se quiere disponer de una tecnología moderna y eficaz. En Tecnologyk contamos con los mejores equipos a unos precios hipercompetitivos.
  • La configuración y puesta en marcha puede ser compleja y difícil para personas sin conocimientos de informática.
  • El consumo eléctrico será elevado.
  • Durante el funcionamiento de los equipos, se genera un alto calor y ruido.
  • No se puede olvidar de un detalle que ocurre con todos los equipos informáticos: la obsolescencia de la maquinaria. Será fundamental renovarse para estar a la última.